viernes, 9 de diciembre de 2011

Se descubre vacuna para la ceguera, el problema: produce sordera

   El eximio doctor Vladimir Von Vunvunovic, descubridor de la vacuna contra la lepra y la tiña, ha hecho un descubrimiento que revolucionará el mundo médico: creó la vacuna contra la ceguera. Pero el excelso doctor no tenía en sus planes un fuerte efecto secundario, y es que quien se vacune contra la ceguera vuelve a ver, pero, queda sordo. 

  

Todo comenzó el año pasado, justo antes de que el doctor Von Vunvunovic recibiera el Premio Nobel de Ciencia por descubrir la cura para la lepra y la tiña.
   Después de estos magníficos descubrimientos se dio cuenta de que nada era imposible y se puso la meta de encontrar una cura contra la ceguera. La idea surgió porque la esposa de Von Vunvunovic quedó ciega tras un trágico accidente automovilístico, lo que afectó fuertemente al científico.
   Luego de muchos estudios y análisis, el doctor se enclaustró en su laboratorio que está ubicado en un bosque al norte de su país, Polonia, y comenzó su arduo trabajo. Trabajó sólo con dos ayudantes durante un período que duró cerca de un año. Pero el tiempo no importó pues su fructuoso trabajo fue un éxito, había descubierto la cura para la ceguera.
   Dichoso por su descubrimiento, usó a su esposa para probar la cura. Su esposa, al escuchar lo que había descubierto, no lo podía creer y sólo quería que le inyectaran la cura para así ver de nuevo el atardecer junto a su marido. Luego de patentar la cura, el doctor, seguido por periodistas y fotógrafos, inyectó la cura a su esposa frente a las autoridades locales y los medios. Todos miraban ansiosos y expectantes.
   El efecto fue casi inmediato; la esposa se levantó y corrió a los brazos de su marido, y éste lloraba de alegría. El doctor era ovacionado mientras abrazaba a su esposa y, fue ahí, cuando se percató de que su esposa no escuchaba absolutamente nada. Entonces, detuvo la ovación y comenzó a examinar a su esposa; ella también notó que no escuchaba nada y comenzó a llorar. La multitud no sabía qué pasaba, fue entonces cuando el doctor se paró frente al micrófono y dijo lo sucedido: la cura contra la ceguera produce sordera. Las caras de todos eran iguales, todos impactados y tristes por la pobre esposa. Después de un rato, se fueron, quedó el doctor con su esposa, solos.
   Actualmente el doctor trabaja en una cura para la sordera de su esposa e investiga qué falló de su experimento pasado. Sin perder la fe, perseverando en su meta, el doctor afirmó que trabajará en la cura para la sordera, pero antes, dijo, trabajará en una cura para la muerte, para tener tiempo suficiente para curar a su esposa y disfrutar de ella hasta el final de sus días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada